Comienza por añadir la leche y la mitad de la nata en un cazo amplio y la vaina de vainilla abierta por la mitad y raspada. Lleva todo a ebullición y cuando comience a hervir apaga el fuego y retira, tapa el cazo y deja que todo infusione durante al menos 20 minutos. Paso 2: Coge un bol grande de metal si tienes, si no uno de cristal servirá, y añade las yemas de los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema uniforme. Saca la vaina de vainilla del cazo donde has infusionado la leche y la nata y ve añadiéndo todo esto poco a poco al bol de las yemas sin dejar de batir hasta que todo se mezcle bien. Paso 3: Calienta toda la mezcla a fuego medio unos 8 minutos sin parar de remover con una cuchara de madera. Esta mezcla deberá volverse más espesa según pasan los minutos y se irá pegando a la cuchara. Te cuidado de que no cueza demasiado ya que no queremos que se espese mucho. Cuela la crema resultante con un colador fino para que no aparezcan grumos. Paso 4: Ahora añade a la mezcla resultante lo que queda de nata y unas gotas de la esencia de vainilla y las nueces picadas. Integra todo bien con movimientos envolventes con una cuchara de madera o una espátula. Si tienes heladora este paso es muy sencillo, sólo tienes que añadir a la mezcla la nata restante, la esencia de vainilla y meterlo en la nevera durante unas 2 o 3 horas y después a la heladora y que ella haga el trabajo. Paso 5: Si no tienes heladora, mételo todo en un recipiente con tapa, un tupper puede servir perfectamente y mételo en el congelador durante unas dos horas. Pasado ese tiempo sácalo y bátelo todo bien. Vuelve a meterlo en el congelador durante otra hora y pasado el tiempo sácalo y repite la operación. Vuelve a meterlo en el congelador y deja reposar durante otras dos horas al menos. Ya tienes tu helado listo. Presentación: Sirve dos bolas de helado en boles individuales y añade plátano recién cortado en rodajas y un buen chorro de caramelo líquido. Ahora sólo queda disfrutar de este helado de vainilla con nueces, plátano y caramelo.

No desesperes, ¡todavía queda verano y tiempo para organizar un fiestón!

Nos metemos de cabeza en la última semana del mes de agosto y como hemos hecho a lo largo de todo este mes, vamos a darte unas cuantas recetas y trucos para complementar tus fiestas.

En anteriores post hemos hablado de bebidas y comidas veraniegas ideales para ofrecer a modo de picoteo o aperitivo en una fiesta de verano. Para completar este tándem perfecto, hoy te damos las recetas de los postres más sabrosos para poner el punto y final a una comida deliciosa. Coge papel y boli y ¡toma nota!

AGOSTO IV

Polos de natillas de chocolate

Las natillas son el postre favorito de los más pequeños (y mayores) por excelencia. Son súper fáciles de elaborar y ésta receta en concreto no incluye huevos, por lo que no hay que preocuparse porque se corten.
Llenan mucho, así que si los vasitos son pequeños mejor que mejor. Así, además, saldrán más raciones.

Ingredientes (x8)

750 gramos de leche

140 gramos de azúcar

4 cucharadas de cacao en polvo

4 cucharadas de maicena

1 pizca de sal

1 cucharadita de extracto de vainilla

85 gramos de pepitas de chocolate

Elaboración

  1. En un cazo mediano, mezcla el azúcar, el cacao, la maicena y la sal. Después bate lentamente hasta que los ingredientes queden bien mezclados. Cuando se haya formado una especie de pasta, cuece a fuego medio mientras añades la leche poco a poco sin dejar de batir.

    Cuando la mezcla se convierta en una crema espesa, retira el cazo del fuego. Añade las pepitas de chocolate y el extracto de vainilla y deja reposar durante 5 minutos hasta que se enfríe. ¡Las natillas están listas!

  2. Ahora viene lo más divertido: Divide las natillas en 8 moldes de polos o vasos de papel e inserta dentro de cada uno de ellos un palito de polo o cucharilla de plástico. Mete los envases dentro del congelador y déjalo durante unas 4 horas. Cuando se solidifiquen, retira los polos del molde y ¡a disfrutar!

    AGOSTO IV

Polos de sandía y kiwi 

Otra receta de polo pero esta vez con un toque cítrico y más saludable. Es la manera perfecta para que los pequeños coman fruta. Y además es súper fácil y rápido de preparar.

Ingredientes (x6)

2 kilos de sandía

3 cucharadas soperas de miel

3 kiwis

Palitos de polo

Elaboración

Para comenzar, tritura la sandía con dos cucharadas de miel y pasa la mezcla por un colador para eliminar las pepitas de la sandía y viértelos en pequeños vasitos.

Continúa pelando los kiwis y córtalos en pequeñas rodajas. Monta los palillos en las rodajas de kiwi antes de colocarlos sobre los vasitos previamente llenos con la sandía. Mete todo en el congelador y déjalo enfriar durante un mínimo de 3 horas. Cuando la mezcla se haya solidificado, sácalos de los vasitos y ¡saboréalos!

AGOSTO IV

Helado de vainilla con nueces, plátano y caramelo

Preparar helado en casa sin disponer de heladera a veces asusta, pero con esta receta verás que sencillo es. Combina tu sabor favorito con diferentes toppings. En este caso, nos hemos decantado por el helado de vainilla con plátano, caramelo y nueces. Un postre espectacular que impresionará a todos tus invitados.

Ingredientes (x4)

500 ml. de nata para montar

1 cucharadita de esencia de vainilla

3 huevos (yemas)

250 ml. de leche

150 gr. de azúcar

75 gr. de nueces picadas

caramelo líquido

2 plátanos

Elaboración

Para comenzar, añade la leche y la mitad de la nata en un cazo. Lleva todos los ingredientes a ebullición y cuando empiece a hervir, apaga el fuego y retira el cazo. Deja que repose durante unos 20 minutos.

Por otro lado, en un bol de cristal añade las yemas de los huevos y el azúcar y mézclalo hasta conseguir una crema uniforme. Añade la vainilla sin dejar de batir hasta que todo quede bien mezclado.

Continúa calentando toda la mezcla a fuego medio durante unos 10 minutos sin dejar de remover. Según pasan los minutos, la mezcla debe ser más espesa y notarás cómo se pega a la cuchara. Cuela la crema para eliminar los grumos.

Añade lo que queda de nata y las nueces picadasRemueve todo bien con una cuchara de madera y mételo todo en un recipiente con tapa. Introduce toda la mezcla en el congelador durante unas dos horas. Pasado ese tiempo sácalo y vuelve a batir todo bien. Vuelve a meterlo en el congelador durante otra hora y pasado el tiempo sácalo y repite la operación de nuevo. El helado estará listo.

Para que quede perfectamente presentado, sirve dos bolas de helado en boles individuales y añade el plátano en rodajas y una buena cantidad de caramelo líquido. Ahora sólo queda disfrutarlo.

Con estas recetas tan deliciosas de postres nos despedimos del mes de agosto. Experimenta en casa y conviértete en el mejor anfitrión de la fiesta. A tus invitados les encantará saber que todo lo has preparado en casa. No te olvides de visitar nuestra galería de fotos ;).